Valencia, 1950

La información existente sobre Enrique Lázaro es vaga y a menudo contradictoria, como si él mismo fuera un personaje de su propia obra. Destilada, tal vez, su vida en uno de esos caleidoscopios que aborrecen el vacío, quién sabe si se ha perdido más allá de las fronteras de la Tierra Vaga.