Estos son los planes de Sportula para este año que ahora empieza.

El abismo en el espejo

En 1999, Rodolfo Martínez publicó El abismo te devuelve la mirada, y con ella ganaría el Premio Ignotus a la Mejor Novela en el año 2000. Descontento con el resultado, la reeditaría (corregida y ampliada) en 2008 como El abismo en el espejo de la mano de Ediciones Hegemón.

Sportula ofrecerá a lo largo de este año la edición digital de esta novela; en formato ePub, como ya viene siendo habitual.

Un escritor que lleva diez años recluido en un manicomio, tras haber matado a su mujer y sus hijas. Una doctora fascinada por su personalidad. El informático del hospital, obsesionado con su obra y su pasado. Los tres recorrerán juntos un laberinto que los conduce a un abismo de locura e irrealidad poblado de espejos deformantes.

El jardín de la memoria

Una nueva aventura de Yáxtor Brandan y un regreso al escenario de El adepto de la Reina.

La Reina de Alboné asiste a la coronación del nuevo Emperador de Honoi. Yáxtor Brandan, adepto empírico a su servicio, la acompaña en lo que no debería ser más que una misión de protocolo pero acabará convirtiéndose en algo mucho más peligroso. ¿Quién intenta matar al Emperador de Honoi e impedir que el cortejo al Jardín de la Memoria llegue a su destino? Yáxtor Brandan se verá involucrado a su pesar en un viaje de destino incierto, en el que conocerá nuevos aliados y algunos enemigos y donde encontrará una y otra vez su pasado a la vera del camino.

Akasa-Puspa, de Aguilera y Redal

Alrededor de una docena de autores  visitando el fascinante escenario creado a finales de los años ochenta por Juan Miguel Aguilera y Javier Redal. Nuevos relatos ambientados en Akasa-Puspa, artículos, ilustraciones… todo ello hacen de este libro algo imprescindible para los aficionados.

Jormungand

(Ciclo de Drímar /3)

Sportula continúa la publicación del Ciclo de Drímar (la ciencia ficción de Rodolfo Martínez publicada en los años noventa) con esta novela, Premio Ignotus a la Mejor Novela en 1997.

El planeta prisión Tierra de Nadie ha estado aislado del resto de la Galaxia durante casi mil años. Cuando su acceso vuelve a ser libre, la Confederación de Drímar envía una embajada que, tal vez, acabe dirimiendo el destino del planeta.