Bienvenido

¿Olvidaste tu contraseña?


 

 


1La máquina del tiempo
H. G. Wells
2Nacerá una bruja
Robert E. Howard
3Sopa de elegidos
Pablo García Maeso
4La canción de Bêlit
Rodolfo Martínez, Robert E. Howard
5La astucia del vencido
Pablo Bueno
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Los favoritos de los lectores
1La ciencia ficción de Isaac Asimov
Rodolfo Martínez
2Garaje 451
Manuel Miyares
4El adepto de la Reina
Rodolfo Martínez
5Entre las cenizas
Manuel Miyares
Lo que dice la crítica

Principito debe morir
Carmen Moreno

La autora toca varios géneros de manera sutil, de manera que los que esperen una novela de ciencia ficción hard, o obra infantil o una distopía, no se encontrarán ninguna de ellas por sí sola, sino todas conectadas, como las caras de una piedra multifacética. Solo los que estén dispuestos a renunciar a una etiqueta, podrán disfrutar de esta obra que, desde mi punto de vista, merece la pena.

Cristina Jurado en Más ficción que ciencia

Castles in Spain
Elia Barceló y otros

If you’ve been living your life thinking that you’ve already read some of the best speculative fiction out there, but you haven’t read any of the stories in this collection, then you’re just plain wrong. The stories in Castles in Spain are not just some of the best to come out of Spain’s “Golden Age of fantastic literature;” they are some of the best in the genre, period, stop, end of sentence.

Rachel Cordasco en Speculative Fiction in Translation

Horizonte lunar
Felicidad Martínez

"Horizonte Lunar" me ha gustado tanto como esperaba antes de ponerme con ella. No es necesario conocer nada previo para entender la novela, pero lo cierto es que si con el tiempo Felicidad (y Sportula) se animan a continuar la publicación de historias que enriquezcan este universo, no será nada ante lo que negarse. Felicidad Martínez exige en esta historia que el lector ponga un poco de su parte para aceptar ciertas tramas y problemas antiguos, pero a cambio éste será recompensado con un space opera entretenido y agradecido.

Borja Bilbao en Calles de tinta